Artículos, Para todos

La fatiga pandémica

Esta crisis sanitaria provocada por el covid-19, no solo está causando problemas físicos, económicos y sociales sinó que tambien está alterando nuestro bienestar emocional llegando a provocar un gran malestar psicológico, pudiendo derivar en algunos casos en trastornos de salud mental.


Quizás en algún momento de la pandemia, ya sea al inicio o ahora, has sentido algunos de los siguientes síntomas:


• Cansancio o agotamiento
• Insomnio y problemas para dormir
• Estrés e irritabilidad
• Tristeza y pérdida de motivación
• Dificultad para concentrarse
• Agobio con la rutina de la pandemia
• Desesperanza o soledad.


La Organización Mundial de la Salud (OMS) pone nombre al conjunto o algunos de los síntomas anteriores e introduce el concepto de fatiga pandémica para referirse a “la desmotivación para seguir las conductas de protección recomendadas que aparece de forma gradual en el tiempo y que está afectada por diversas emociones, experiencias y percepciones, así como por el contexto social, cultural, estructural y legislativo”.
El Consejo Interterritorial de Salud ha decidido redefinir el concepto de “fatiga pandémica” como “una reacción de agotamiento, que aparece de forma gradual en el tiempo, frente a una adversidad mantenida y no resuelta, que puede conducir a la alienación y a la desesperanza”.

Fatiga pandémica SER FELIZ Psicología

Es cierto, que toda esta incertidumbre por la situación que vivimos, que parece que no va acabar, el control para evitar el contagio, la continuación de las restricciones y cambios de hábitos individuales están generando un gran malestar psicológico.

¿Te sientes identificado/a?
Si es así, a continuación te doy unos consejos para manejar mejor esta fatiga pandémica:

  1. No sobreinformarse
  2. Seguir con la rutina diaria
  3. Mantener la mente ocupada
  4. Ser responsable sin alarmarse
  5. Evitar la hipervigilancia y autochequeo de síntomas
  6. Hacer actividades agradables
  7. No aislarse
  8. Normalizar las emociones y los pensamientos
  9. Cambiar el foco de atención, centrarse en el momento presente
  10. Si no sabes cómo poner estas pautas en práctica y/o tus circunstancias actuales están afectando negativamente a tu vida cotidiana, pide ayuda psicológica a un profesional de la salud mental.

En el centro “SER FELIZ” estaremos encantados de recibirte y poder ayudarte a afrontar mejor está situación.

Jessica Sánchez Bauzá
Psicóloga General Sanitaria

Artículos, Para todos

Lo que no se ve


Los lunes para mí son un gran día porque empiezo a trabajar con mis pacientes todo lo que les he preparado con antelación. Sí, sí: preparo mi trabajo con tiempo, sobretodo las evaluaciones, los análisis funcionales de conducta y las sesiones.

¿Qué preparas qué? Sigue leyendo que te lo explico.


Como psicóloga tengo doble trabajo:  el que se «ve» (que es cuando estoy con la persona en la consulta u online) y el que no se «ve» (lo que preparo en mi casa para cuando nos tenemos que ver). El que no se «ve» se estructura en tres momentos diferentes:


Cuando conozco poco a la persona tengo que preparar las preguntas adecuadas para conocerla y para que la información que exploro me ayude a entender bien quién es, cómo es, cuáles son sus inquietudes y problemas, y cómo puedo ayudarle.


Cuando la conozco un poco más (y tengo más o menos claro qué está pasando para que haya venido a terapia) preparo un análisis funcional de conducta, que es una explicación detallada de qué factores han influido en el inicio de sus problemas, qué vulnerabilidades presenta, cómo está funcionando en su vida cotidiana y porque se mantienen esos problemas en el tiempo.


Durante todo el proceso de terapia preparo las sesiones para proporcionar las herramientas adecuadas para cada persona para que sea capaz de resolver sus problemas (presentes y futuros), o, por lo menos, minimizar su impacto.


Así que los lunes para mí son un buen día porque estoy llevando a la práctica en las sesiones lo que me he preparado y que, además, me encanta: ayudar a otras personas. con cariño y dedicación.

Y en tu trabajo, ¿qué es lo que no se «ve»? Cuenta, cuenta, que te leo y te escucho.


¡Os deseo a tod@s que «hagáis» buen lunes!