Artículos

Reanudamos la actividad presencial

Ser Feliz – Belén Martín
Psicología y Educación

¡Bienvenidos de nuevo al centro Ser Feliz – Belén Martín!

A partir del próximo día 8 de junio reanudamos la actividad presencial en el centro. Para ello se ha realizado una desinfección completa del mismo y se pondrá a disposición de los usuarios gel hidroalcóholico en la entrada y papel de camilla desechable (que será cambiado tras cada sesión) en los asientos. Por supuesto, todos mantendremos la distancia de seguridad. Para evitar encuentros innecesarios las sesiones seguirán el horario establecido sin excepción. Os pedimos que seáis puntuales tanto en la llegada como en la salida. Se realizarán desinfecciones frecuentes siguiendo la normativa establecida por el Ministerio de Sanidad y Consumo.

También mantenemos la actividad online que venimos realizando para quien así lo prefiera o esté incluido en un grupo de vulnerabilidad o riesgo.

Para las personas interesadas están a vuestra disposición los talleres de crecimiento personal y educación emocional a través de mensajes, como “14 días para conocerte mejor” y “7 semanas para gestionar tus emociones” de manera que se permite a los interesados una experiencia formativa en un formato accesible, sencillo y directo, a un precio mínimo para que todo aquel que desee mejorar su bienestar lo tenga al alcance de la mano.

Para cualquier duda contacta conmigo en el teléfono 681 372 373.

¡Nos vemos pronto!

Belén Martín

Servicios

Crea tu propio taller

Belén Martín – Psicóloga y Educadora en Mallorca

Si te interesa un tema en concreto relacionado con el crecimiento personal, la educación emocional, la mediación familiar y la psicología ponemos a tu disposición el servicio «Crea tu propio taller».

Mediante este servicio nosotros creamos el taller y los materiales, y adaptamos las fechas y horarios a vuestras necesidades.

El precio por persona es de 20€, con un mínimo de tres personas. Si sois un grupo grande (diez o más personas) te ofrecemos un precio especial de 15€ por persona.

Una posibilidad única de resolver tus inquietudes y dudas, y de responder a tu curiosidad, sobre cuestiones concretas con profesionalidad, en un ambiente lúdico y abierto.

Tenemos una amplia experiencia en este tipo de actividades tanto con niños, como con adolescentes y adultos. Te aportamos información y ejercicios prácticos para poder trasladar los conocimientos a tu vida cotidiana.

Trabajamos las temáticas que te interesan como la resolución de conflictos, el autoconocimiento, la adquisición de estrategias de afrontamiento a situaciones concretas y el aprendizaje de nuevas habilidades personales, familiares, sociales y laborales.

¡No puedes perderte esta oportunidad única!

Ponte en contacto en el teléfono 681 372 373 (Belén Martín) e infórmate de nuestros servicios profesionales.

Comunicación eficaz

12. Los problemas de los demás

En este vídeo vamos a puntualizar algunos aspectos sobre la gestión de problemas ajenos en los que nos sentimos con la necesidad u obligación de involucrarnos.

En primer lugar cabe señalar que la libertad de expresión es un derecho inalienable por el que todos somos completamente libres de opinar lo que queramos, sobre lo que queramos y cuando queramos. Sin embargo cuando hay un conflicto entre dos o más personas (del que no formamos parte) y expresamos nuestra opinión (de manera bienintencionada, por supuesto) sin considerar las consecuencias que este acto pueda tener, estamos participando en el problema, incluso provocando que se magnifique o incluso empeore.

Esto es fácil que suceda dado que al expresar opiniones sin sentirnos responsables de éstas o sus consecuencias afectamos a las relaciones entre otras personas o entre esas otras personas con nosotros mismos. No deberíamos perder nunca de vista el hecho de una relación entre dos personas es única y diferente de la que pueden tener esas personas con otra. Por ejemplo, mi relación con mi hermana es única, mi relación con mi madre es única, y la relación entre ellas es única y diferente a las anteriores. Esto es extrapolable a cualquier relación: por ejemplo con unos amigos, parejas, compañeros de trabajo, etc.

Si se presenta un conflicto entre dos personas con las que tenemos relación debemos respetar que ese conflicto es entre ellas, y aún conociendo a ambas, son esas personas las que deben resolverlo sin que interferamos con nuestra propia opinión. Nuestro comportamiento debería limitarse a mostrar apoyo y escucha para evitar perjudicar a esas personas o su relación con nosotros.

En muchas ocasiones seguro que te has encontrado en situaciones (normalmente muy incómodas) en las que dos personas cercanas presentan un conflicto y te lo plantean por separado, y en el momento que opinas has pasado a formar parte del problema, ya que tu opinión puede utilizarse para generar más controversia, o se puede malenter o tergiversar por alguna de las partes.

De la misma manera si uno tiene un conflicto con otra persona no deberíamos buscar la opinión de terceras personas, principalmente porque su opinión estará hecha desde su perspectiva y (aunque sea con una buena intención) puede ser una opinión que nos influya a tomar decisiones o actuar de una manera que puede no beneficiarnos porque no es la que está elaborada desde el “Yo”. Además no perdamos de vista que cada vez que una información pasa de una persona a otra se genera el efecto “teléfono roto”, por el que la información se va reelaborando (insisto, de una manera inconsciente y no malintencionada) que puede llevar a que a la otra persona con la que se tiene el conflicto le lleguen unas impresiones, informaciones e intenciones totalmente diferentes a las que uno ha manifestado, sobredimensionando el problema y reduciendo las probabilidades de resolución. La pauta más adecuada es que si tienes un problema lo hables directamente con esa persona, evitando los intermediarios y las reinterpretaciones y los errores inherentes al propio proceso comunicativo.

Como conclusión podemos afirmar que la manera más eficaz de resolver problemas es que cada uno es responsable y resuelve los suyos en comunicación directa con las personas implicadas, evitando las interferencias y los malentendidos. De esta manera la comunicación es lo más eficiente, sincera y directa, centrada en la resolución del problema y no en dar bombo al propio problema y pudiendo perjudicar a la relación entre otras personas o entre nosotros y esas personas.

Finalmente, el tener la oportunidad de resolver nuestros propios problemas con las personas implicadas, y dar la oportunidad a los demás de aprender a resolver sus problemas con otras personas sin que intervengamos, facilita que nos sintamos mejor con nosotros mismos y con las personas que nos rodean, acercándonos un poquito más al gran objetivo de nuestras vidas: SER FELICES.

Siempre se agradece que si te ha gustado el vídeo nos des un “me gusta”, nos dejes un mensaje o te suscribas a nuestro canal. De esta manera ayudas que lleguemos a más personas.

¡Muchas gracias y que hagas un buen día!

Comunicación eficaz

1. La clave en las relaciones

La mayoría de problemas de nuestra vida cotidiana tienen que ver con las relaciones con las personas de nuestro entorno.

Esto se debe a dos motivos principales:

  • El primero de los motivos por el que tenemos problemas con los demás es que cada uno de nosotros ha tenido una experiencia vital única y, por lo tanto, nuestra visión del mundo es también única y especial. Cada uno de nosotros siente, piensa, vive y actúa de una manera diferente.
  • El segundo motivo por el que se producen conflictos con las demás personas es que en cada circunstancia cada persona tiene una perspectiva de la situación, sin que necesariamente nadie esté equivocado, ni nadie tenga, o deje de tener la razón. Las diferentes perspectivas pueden ser compatibles y facilitan la comprensión y el respeto mutuo.

Como decía Albert Einstein, “Una persona inteligente resuelve un problema, una persona sabia lo previene”. Para prevenir conflictos en las relaciones con los demás podemos realizar unos ejercicios para crear hábitos relacionales saludables, facilitando la empatía y la amplitud de miras.

El primer ejercicio consiste en que cada día te pares a reflexionar sobre una situación de diferencia de opiniones con otra persona que te haya sucedido y plantearte que esa persona siente, piensa, vive y actúa de una manera diferente a la tuya porque sus experiencias a lo largo de la vida simplemente son diferentes a las tuyas.

El segundo ejercicio consiste es que en esa misma reflexión, o sobre otra situación diferente en la que se haya creado un conflicto o una situación molesta para ti, intentes ponerte en el lugar del otro (empatizar) y ver la situación desde su perspectiva. Intenta aprovechar esta reflexión para identificar cosas que tú no habías visto o valorado y ampliar tu visión de esa situación a partir de esta nueva información. De esta manera no tan solo adquieres la capacidad de ver diferentes perspectivas sobre el mismo problema, sino que también puedes aprender habilidades, actitudes o conocimientos que con anterioridad a la diferencia de opiniones no tenías o no te habías planteado.

El objetivo final de estos ejercicios es favorecer tu comprensión sobre cómo funcionan las personas y sus relaciones para ayudarte a mejorar tu bienestar contigo mismo y con las personas que te rodean para ayudarte a SER FELIZ.